Este es un espacio que propone reflexiones y debates sobre la inter-retro-conexión sociedad en la Naturaleza y la Naturaleza en la sociedad.

Hernando Uribe Castro, derechos reservados. Citar la fuente. Plantilla Simple. Imágenes de la plantilla degaffera. Tecnología de Blogger.


miércoles, 3 de febrero de 2016

¿JARILLÓN SIN SALIDA?

¿Jarillón sin salida?[1]

Por: Hernando Uribe Castro
Magíster en Sociología
Candidato a Doctor en Ciencias Ambientales
Profesor Universidad Autónoma de Occidente

La constante expansión de Cali, desborda continuamente el perímetro urbano reconocido oficialmente, este proceso expansivo, a veces incesante y descontrolado, se lleva a cabo sobre áreas inapropiadas para la urbanización. Las administraciones municipales de los últimos 25 años, se han comprometido con atender este fenómeno, pero ninguna de ellas ha logrado darle una solución estructural.

La más reciente propuesta liderada por el exalcalde Rodrigo Guerrero frente al jarillón del río Cauca no cumplió con su meta. Y no lo  logró porque la propuesta fue formulada desde el escritorio por tecnócratas y no se hizo en el terreno, de la mano con las propias comunidades. Eso puede sucederle al actual alcalde Maurice Armitage, si toma la postura del “alcalde autista” que no escucha las propuestas que hace la comunidad, e incluso la academia.

La solución integral al fenómeno del jarillón debe superar la visión tecnocráctica de los funcionarios que creen que ofreciendo casas subsidiadas (nunca gratis) van a solucionar esta situación. ´Urbanizar´ los hogares campesinos que han sido víctimas del modelo de desarrollo, del desplazamiento por conflicto armado, megaproyectos o bandas criminales, entregándoles casas de 28m2, como aconteció con la urbanización Potrero Grande, no es la solución. Así como tampoco el uso de la fuerza pública como aconteció en el sector Las Vegas y Venecia en febrero y junio de 2015.

La Alcaldía de Cali en el 2005 había identificado en el jarillón del río Cauca 10 asentamientos informales, con 5.925 viviendas y con una población de 35.778 (promedio de personas por vivienda 6)[2], hoy en día, 10 años después, el Informe Seguimiento al Plan Jarillón de Cali PJC, de la Procuraduría General de la Nación y de la Personería Municipal de Santiago de Cali, señala que existen 26 asentamientos informales con aproximadamente 8.777 viviendas. Es decir,  hoy hay más del doble de asentamientos y un 48%  más  de viviendas, que de mantenerse el promedio de 6 personas por hogar, el número de habitantes se aproximaría a 52.662 habitantes. En 10 años han llegado, por lo menos 16.884 nuevos habitantes, es decir 2.814 hogares.

Esta simple operación mental matemática, nos pone a pensar que contrario a lo esperado, el fenómeno de expansión se complejiza porque faltan  soluciones estructurales de parte del gobierno municipal. Y sobre todo, porque  las pocas acciones de reasentamientos, como por ejemplo el caso de la urbanización Potrero Grande, han sido infructuosas como solución de parte del Estado, y lo que han producido ha sido más problemáticas sociales, principalmente porque no se ha involucrado la participación de la comunidad.

Se requieren de soluciones creativas, inteligentes y participativas que den respuesta a las necesidades de los habitantes, que se respete, por un lado la vida y la dignidad de los hogares asentados en el jarillón (puesto que son familias revictimizadas por la sociedad),  y por otro lado, que se logre la seguridad ambiental de la ciudad. En estos casos, son importantes los diálogos directos entre el señor Alcalde con las comunidades y la participación de la Academia y demás actores de la sociedad civil sensibles a la problemática.
[1] Publicado por El País, 3 de febrero de 2016.
[2] ALCALDIA DE CALI. Boletín Informe especial. 15 de diciembre de 2005. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.