Este es un espacio que propone reflexiones y debates sobre la inter-retro-conexión sociedad en la Naturaleza y la Naturaleza en la sociedad.

Hernando Uribe Castro, derechos reservados. Citar la fuente. Plantilla Simple. Imágenes de la plantilla degaffera. Tecnología de Blogger.


jueves, 17 de enero de 2019

POR QUÉ LAS PERSONAS NO HAN ASUMIDO UN COMPORTAMIENTO ÉTICO-AMBIENTAL: EL CASO DEL RÍO PANCE


¿Por qué las personas no han asumido un comportamiento ético – ambiental?:

el caso del río Pance en Santiago de Cali.

Por: 
Hernando Uribe Castro
Doctor en Ciencias Ambientales


El sector de La Vorágine en el río Pance ha sido por muchos un años, un lugar de gran significado social y de capital simbólico - cultural para la sociedad caleña y del suroccidente colombiano. Es el espacio que por tradición ha sido apropiado por los ciudadanos para el esparcimiento, el descanso y el paseo de las familias en épocas de vacaciones o fines de semana. Es uno de los pocos sitios que queda en ésta ciudad con estas características, pues los otros ríos que conforman la plataforma territorial y ambiental de Cali, han ido muriendo, despareciendo o eliminándose del paisaje, tal como sucedió con los ríos Cañaveralejo y Meléndez o con lo que acontece en el mismo río Cali.

Foto, paseo en olla en el río Pance. Tomada por: Hernando Uribe Castro, 2018
Este paraje se encuentra localizado al suroccidente de la ciudad de Cali, desde donde el río Pance se descuelga de los Farallones de Cali hacia el valle geográfico del río Cauca. Con el paso de los años, este se ha sido poblando por diferentes grupos sociales. En él se encuentran asentados grupos sociales de todos los estratos socioeconómicos. Hoy en día, el avance del proceso urbanizador -promovido por los agentes privados, inmobiliarios y la banca-, amenaza este importante territorio. La Vorágine en Pance se conecta con la ciudad de Cali a través de una vía que en los últimos años tuvo que ampliarse en su número de calzadas por la fuerte presión de la dinámica social y urbanizadora.

Al ser un espacio de gran importancia histórica y cultural, el río y su zona de influencia presenta una fuerte presión por el incremento en el número de visitantes los fines de semana, en vacaciones y sobre todo, en temporada de altas temperaturas. El agua fría que corre por el río, ofrece a los caleños y visitantes una suave y refrescante brisa y temperatura cálida propicia para disfrutar de un baño. Infortunadamente, la alta demanda de este espacio para el esparcimiento ha ido afectando todas sus condiciones ambientales y ecológicas. Poco a poco el área de las orillas del río se fue cercando como propiedad privada y sus aguas se fueron contaminando por los asentamientos, balnearios y negocios.

Foto, construcciones en el río Pance. Tomada por: Hernando Uribe Castro, 2018. 

Y no solo por los vertimientos producidos por los vecinos del sector, sino por toda la carga de visitantes y turistas que llegan al sector y que sin el más mínimo cuidado y responsabilidad, destruyen, contaminan y afectan. El control de las autoridades para evitar estos impactos queda desbordado por la alta demanda que tiene el sector. Gentes venidas de diferentes partes de la ciudad y de la región que llegan, están durante el día disfrutando del río y que a su regreso a casa, dejan esparcido por todo el campo, el cauce y el lecho del río todo tipo de deshechos: frascos, plásticos, botellas, bolsas, papel, restos de comida, entre otras. Porquerías y más porquerías. No tienen la delicadeza y el cuidado de recoger las basuras producidas y ponerlas en lugares adecuados para ello o traerlas a casa para una mejor disposición. Esta es una acción, además de estúpida, ignorante y sobre todo mal intencionada. Una muestra de que existe una escasa inteligencia ecológica. No se ve una ética de la responsabilidad. 

Foto, contaminación en sector río Pance. Tomada por: Hernando Uribe Castro, 2018.
Estos hechos conllevaron a que se estableciera el colectivo de la mesa ambiental y de cultura ciudadana del corregimiento de Pance. Líderes comunitarios que luchan por preservar este ecosistema y por mantener sus rasgos distintivos y su capital ecológico - ambiental. Colectivo que ha denunciado que se ha llegado al caso de que en una jornada de limpieza se recolecten hasta 1.400 kilos de basura, como sucedió en la jornada del 26 de agosto de 2018[1]. Incremento del turismo, ventas ambulantes, alto flujo vehicular afecta la flora y la fauna, así como el agua en el lecho del río. En la festividad de Reyes en enero de 2019, se presentó una congestión vehicular de gran complejidad que paralizó la movilidad en toda la zona. A ello se sumó la alta carga de deshechos de todo tipo que quedaron esparcidos por todo este vasto territorio.

Este hecho es un ejemplo de que una gran parte de la sociedad no ha interiorizado el mensaje del cuidado y la protección de los ecosistemas. Como si estas afectaciones producidas estuvieran distantes de la calidad de sus propias vidas. Es lo que Gudynas denominaría la torpeza y estupidez sistémica y altas dosis de ignorancia de cultura ambiental y, por supuesto, social y política. Esto lleva a pensar del por qué no es raro que se catalogue esta sociedad como una de las más felices, pero a su vez, una de las más ignorantes del mundo. Felices esparciéndose en Pance, pero ignorantes, irresponsables y torpes en su comportamiento ambiental y ecológico en un ecosistema estratégico y de alta fragilidad. Desazón, perplejidad, impotencia y tristeza es la que produce evidenciar estos increíbles hechos de la condición humana. 

Importante que todavía existen personas, grupos, comunidades sensibles a esta grave situación, y desde sus lugares aportan, ayudan, colaboran, trabajan por el mejoramiento de la calidad de vida de los ecosistemas. Exigen a las autoridades y al gobierno tomar acciones concretas para evitar la destrucción de estos importantes parajes. A veces logran captar la atención de quienes toman las decisiones, pero otras veces no. En eso consiste la lucha y el trabajo diario por la defensa de la naturaleza y de sus elementos. 

No es posible amar la naturaleza con solo intenciones, puesto que estas deben expresarse en acciones. La emoción y la acción están en interacción. Dar espacio a la emocionalidad y al maravillamiento con la naturaleza nos puede ayudar para ir generando acciones más responsables. Se requiere que la especie humana recupere su encantamiento con la grandeza y complejidad de la madre Tierra y de todos sus componentes. Un encantamiento que debe ser parte central de una pedagogía planetaria, para otros ecopedagogía, que sea capaz de reconstruir la percepción y la imagen del mundo que habitamos y del entramado complejo del sistema viviente al que pertenecemos. 



[1] El Espectador. (2019). Preocupación por los altos niveles de contaminación en el río Pance de Cali. Enero 4 de 2019.

viernes, 21 de diciembre de 2018

CÁTEDRA VALLE DEL CAUCA, INSTITUTO DE ESTUDIOS PARA LA SOSTENIBILIDAD, 2018

Mario A. Gandini, Hernando Uribe Castro, Julio Carrizosa y Álvaro Guzmán

Mario A. Gandini, Hernando Uribe Castro, Arturo Escobar y Álvaro Guzman.

Visita de los profesores Arturo Escobar y Julio Carrizosa Umaña al Instituto de Estudios para la Sostenibilidad en el marco de la Cátedra del Valle del Cauca de la Universidad Autónoma de Occidente.

Director del Instituto de Estudios para la Sostenibilidad: Hernando Uribe Castro, PhD

miércoles, 19 de diciembre de 2018

SOBRE EL CAMPO AMBIENTAL

Enrique Leff "Lección Inaugural" y Hernando Uribe Castro "Sobre el campo ambiental"

Esta publicación contiene dos escritos: el primero, es la conferencia ofrecida por el profesor Enrique Leff, como Lección Inaugural del Doctorado en Regiones Sostenibles de la Universidad Autónoma de Occidente en Cali - Colombia, en donde hace una profunda reflexión sobre la construcción de las regiones sustentables, la vida y la sustentabilidad planetaria. El segundo escrito es una reflexión elaborada por el profesor Hernando Uribe Castro sobre el campo ambiental desde la perspectiva analítica de la sociología de Pierre Bourdieu. 

El Doctorado en Regiones Sostenibles pone a consideración del público, estos interesantes trabajos, con la certeza de que contribuyen a las discusiones, los diálogos y las reflexiones que desde el ámbito académico se proponen sobre el ambiente, la sustentabilidad, los conflictos ambientales y la vida.

lunes, 17 de diciembre de 2018

GRANDES EVENTOS SOBRE CAMBIO CLIMÁTICO


Grandes eventos sobre cambio climático

Por
Hernando Uribe Castro
Doctor en Ciencias Ambientales

Llama profundamente la atención que a pesar de la lucha contra el cambio climático en diferentes partes del mundo, los resultados demuestren que las cosas en este tema cada día son más preocupantes. Lucha que se ha materializado especialmente con los eventos globales denominados Conferencia sobre Cambio Climático promovidos por la ONU.  El más reciente de ellos realizado en diciembre de 2018 en Polonia.

Organismos como Intergovernmental Panel on Climate ChangeIPCC- ponen en evidencia que las emisiones de dióxido de carbono no se detienen, en países como China (4,755) y Estados Unidos (2,5%) y que se espera que en este camino, entre los años 2032 y 2052, se supere el tope de la temperatura mundial por encima de 1.5 grados [1].

Surge la pregunta si ¿son suficientes estos eventos para ir hacia un rumbo distinto que impida el camino  hacia la destrucción? Este ha sido un espacio en el que convergen todos los países en espera de avanzar, no solo hacia un entendimiento del problema, sino a la búsqueda de soluciones y alternativas. Pero por lo visto, estos intentos quedan insuficientes debido a la indiferencia de agentes corporativos frente a estos temas, así como por el tipo de discurso “elevado” y muy “técnico” con el que se trata la profundidad del cambio climático  que no alcanza a ser comprendido por los ciudadanos.

En el presente, existe un flujo de grandes capitales económicos avalados por decisiones políticas que deben invertirse en la lucha global contra el calentamiento global, pero también es evidente que parte de esas grandes inversiones quedan en las redes de corrupción y de las clientelas políticas en los diferentes países. Corrupción que se manifiesta en las diferentes dimensiones: manejo de recursos públicos, obras mal diseñadas y construidas, sobornos a agentes, construcción de políticas nocivas para la naturaleza, toma de decisiones gubernamentales que afectan los intereses comunitarios, pago a redes criminales, políticas que avalan actividades extractivistas, entre otras. El agua se convirtió en un negocio y no un derecho. La tala aumenta y la desertificación no se detiene.

Pienso que los agentes dinamizadores del mercado que toman las decisiones estructurales de los negocios globales, así como muchos gobiernos, aún no han interiorizado –y no tienen interés alguno en que les llegue a interesar-, la preocupante situación de planeta en términos de los factores que producen los gases de efecto de invernadero y la contaminación de todos los ecosistemas del mundo a pesar de todas las evidencias ya existentes.

Aún se percibe una marcada prioridad de los agentes del mercado por la acumulación del capital a partir de la explotación incesante de los elementos de la naturaleza y de la explotación de la mano de obra humana de masas de poblaciones en situación de pobreza y vulnerabilidad en los países más pobres, que no solo ven sus recursos explotados, sino que quedan con sus territorios destruidos.

En América latina, el viraje hacia gobiernos de extrema derecha como en Brasil, Argentina y Colombia, es de una inmensa preocupación no solo por los efectos sociales sino también para los ecosistemas estratégicos. Y estos virajes afectan la disposición que se tiene en la lucha contra el cambio climático. Gobiernos preocupados más por los negocios, las redes comerciales, los tratados internacionales, la forma de hacer más dinero, que por el bienestar de la población y del ambiente natural.

Se percibe también un inmensa brecha entre los hallazgos producidos desde el mundo científico por los temas ambientales -que están en sintonía con las demandas y denuncias que hacen los pueblos ancestrales y las comunidades locales que sienten en carne viva los efectos de la destrucción de la vida en el planeta-, frente a los espacios del mundo político donde se toman las decisiones estructurales de los países y los espacios de las grandes organizaciones corporativas, muchas de ellas más poderosas que los mismos Estados en el mundo.

La sociedad civil, las organizaciones sociales de bases y los movimientos sociales ambientalistas y ecologistas, continúan su trabajo de defensa y protección. A veces con altos costos humanos en el sentido de que muchos líderes son asesinados y desparecidos. No obstante, existe también una gran masa de ciudadanos que aparece con un actor negligente y poco interesado.

Panorama preocupante y a veces desolador.






[1] Según el IPCC “Human activities are estimated to have caused approximately 1.0°C of global warming above pre-industrial levels, with a likely range of 0.8°C to 1.2°C. Global warming is likely to reach 1.5°C between 2030 and 2052 if it continues to increase at the current rate.” (IPCC, 2018, p. 6).

martes, 16 de octubre de 2018

martes, 25 de septiembre de 2018

LA LAGUNA DE AGUA GRANDE: CONFLICTO AMBIENTAL EN LA LAGUNA DE SONSO EN COLOMBIA



Libro: La laguna de agua grande. Autor: Hernando Uribe Castro

Narran los historiadores, que cuando los conquistadores españoles llegaron al valle geográfico del río Cauca, se toparon con la Laguna de aguas grandes, lugar en donde las comunidades indígenas realizaban actividades de pesca, y cuyo paisaje era de una belleza incomparable. En el siglo XX, el proceso de modernización del Valle del Cauca, la construcción de vías, la expansión cañera y otras actividades afectaron este importante ecosistema de humedal y a las comunidades que habitaban en él. Desde hace cinco décadas, los pescadores, pequeños agricultores y habitantes, así como las universidades e instituciones educativas, agencias del Estado y entes internacionales, han tratado de protegerla, defenderla y cuidarla de los daños producidos por la avaricia de agentes privados. Ella se ha convertido en símbolo de la biodiversidad, de la huella de un pasado rico en flora y fauna y de la resistencia de las comunidades por la defensa del territorio. La Laguna de Sonso es belleza, es diversidad, conservación y naturaleza, es educación y sustentabilidad (Uribe, 2018).

viernes, 3 de agosto de 2018

CONFLICTO AMBIENTAL DEL HUMEDAL EL CORTIJO, CALI - COLOMBIA.


Conflicto ambiental del Humedal El Cortijo, Cali-Colombia

Por
Hernando Uribe Castro
Doctor en Ciencias Ambientales

Las políticas y estrategias que promueven los procesos de modernización para la ciudad de Cali (capital del Valle del Cauca), han estado enfocadas en la construcción de infraestructuras y megaproyectos, así como en la ampliación del espacio urbano, que poco a poco, absorbe antiguas zonas rurales, caracterizadas por poseer diversos tipos de ecosistemas de gran fragilidad e importancia para la sustentabilidad de la vida.

La geofagia urbanizadora en el sur de Cali, promovida por los agentes del Estado, las Corporaciones, así como por las empresas inmobiliarias y constructoras, han afectado directamente el sistema ecológico de la zona. Solo basta observar los efectos de la canalización de los ríos Cañaveralejo, Meléndez y Lilí por parte de las instituciones del Estado hacia finales del siglo XX, para evidenciar el alto costo ambiental de esta intervención humana sobre la plataforma ambiental.

Un proceso expansivo y destructor de naturaleza que, desde entonces, no se detiene, e incluso, se percibe en aumento, materializado en el conjunto de construcciones de nuevas urbanizaciones, condominios, obras e infraestructuras para la ampliación de vías y proyectos urbanos. Poco a poco se abre el espacio para el mercado del suelo y su transformación de renta rural a renta urbana.

Estas políticas de desarrollo, lideradas desde la Administración Municipal de Santiago de Cali, desconocen la importancia de la conservación y protección de estas áreas que son sensibles ecológicamente y, que además, cumplen funciones especiales para la plataforma ambiental del territorio. Políticas que van en contravía a lo estipulado por la Convención Marco sobre el Cambio Climático, así como con la Política de Protección Jurídica de Humedales (Ley 99/1993, o por ejemplo, la Resolución VI.18 de la COP de la Convención Ramsar, entre otras).

No se pude olvidar que los humedales son ecosistemas que poseen diversidad de flora y fauna, y desempeñan funciones hidrológicas, climáticas y de regulación microclimática. El Humedal El Cortijo se ubica junto al río Lilí en el sur de Cali. Sobre este escenario, se lleva a cabo un Megaproyecto  de infraestructura (Un “Complejo de Servicio de Transporte” que incluye la Terminal del MIO y, que seguramente involucrará también, una Terminal del Transporte Intermunicipal e Interdepartamental), obra que degrada este preciado ecosistema, el cual hace parte de todo el sistema hidrológico del río Lilí y de la cuenca del Alto Cauca. Un humedal que aporta a la conservación de la fauna y flora existente en esta parte del territorio, así como a la regulación de las aguas del río Lilí. Incluso, es una zona con un potencial arqueológico, pues sobre este lugar habitaron comunidades indígenas prehispánicas.

Frente a este megaproyecto, las comunidades y organizaciones de vecinos del sector del Valle del Lili se han dado en la lucha por la defensa de éste humedal y su entorno, a través de distintos repertorios de acción colectiva como por ejemplo, la lucha jurídica por la defensa del humedal, así como por otras vías como la protesta social ambiental (marchas, bloqueos de vías para evitar el ingreso de maquinaria, las concentraciones, etc.) y la movilización de la opinión pública (las asambleas, los afiches informativos y las entrevistas en medios noticiosos locales).

La lucha de las comunidades vecinas, y grupos sensibles, en defensa del humedal, continúa día a día. Y más aún, cuando de forma organizada, trabajan con argumentos jurídicos y políticos. Incluso, estableciendo alianzas estratégicas con otros actores sensibles a estas problemáticas como organizaciones de ambientalistas, universidades, veedurías ciudadanas y juntas de acción comunal.

La obligación de las agencias del Estado es controlar y ordenar todo este proceso. No se entiende qué papel ha cumplido la política de ordenamiento territorial en cuanto a la conservación de estos ecosistemas estratégicos. Se percibe unas instituciones del Estado que impulsan políticas extractivas de ecosistemas y recursos, en beneficio de los proyectos de desarrollo, megaobras y todo tipo de infraestructuras insustentables e insostenibles. Obras, que como muchas otras realizadas en el país, seguramente benefician las arcas privadas de los inversionistas privados y corporativos, en detrimento de los elementos de la naturaleza y la diversidad de la vida.

El pensamiento y la acción ambiental y ecologista actual, ayudan a comprender propuestas y rumbos de acción, para transformar realidades adversas, y contrarrestar los efectos negativos de una humanidad egoísta y con inclinaciones a la destrucción de su nicho planetario.