Este es un espacio que propone reflexiones y debates sobre la inter-retro-conexión sociedad en la Naturaleza y la Naturaleza en la sociedad.

Hernando Uribe Castro, derechos reservados. Citar la fuente. Plantilla Simple. Imágenes de la plantilla degaffera. Tecnología de Blogger.


domingo, 6 de abril de 2014

EL VALLE DEL CAUCA, UN TERRITORIO REDISEÑADO POR LA ELITE POLITICA Y EMPRESARIAL



El Valle del Cauca, un territorio rediseñado por la élite política y empresarial

Por

Hernando Uribe Castro
Msc. Sociólogo
Estudiante del Doctorado Interinstitucional en Ciencias Ambientales

El Valle del Cauca es resultado de un proceso de rediseño iniciado desde mediados del siglo XX por parte de la elite política y económica que logró imponer un modelo territorial mediante un conjunto de infraestructuras (represa de Salvajina, jarillón, sistema de alcantarillado, etc.) al modelo del Valle del Tenesse en Estados Unidos.

Esta elite logró imponer sus intereses haciendo uso, por un lado, del poder que tenían en los escenarios políticos de toma de decisión de esa época como la alcaldía, el Concejo Municipal y hasta sus influencias en el Congreso de la República, y, por otro, creando agencias del Estado como plataformas para legitimar, acceder a recursos públicos y hacer posible sus proyectos.

La estructura poblacional, el tipo de ciudades existentes, la inequidad en la distribución de la tierra, la amplia área de dedicación al monocultivo, el desbordado e incontrolado crecimiento de la ciudad de Cali y la especialización económica de este departamento, así como los fenómenos sociales que todo ello implica como la expulsión de las comunidades de sus territorios y la masacre ambiental de humedales (lagunas, madreviejas y charcos), son ejemplos de los efectos de este proyecto privado promovido por esta élite local que a lo largo del tiempo fue la más beneficiada. Presentaron su proyecto como uno que promovería un desarrollo regional, cuando lo que en verdad sucedió es que se produjo un desarrollo sectorial en detrimento de las comunidades y de los ecosistemas existentes en este territorio. El proyecto de la elite local afectó la sociedad y el ambiente.

Este proyecto logró que hoy en día, el valle geográfico del río Cauca sea un desierto disfrazado con caña de azúcar. Lo que se ha visto en el Casanare no está lejos de verse en el Valle del Cauca. De hecho, el valle presenta graves problemas de acceso al agua para las comunidades. El monopolio agroindustrial extinguió la diversidad de flora y fauna para dar paso a un paisaje monopolizado de caña. Un desierto verde, un océano de caña que acabó hasta con los elementales  y seres mágicos que habitaban en las creencias populares de sus habitantes. Este proyecto afectó la cultura.

De esa diversidad solo queda en las pinturas de los expedicioncitas que dibujaron estas tierras como escenario de bosques, lagunas y todo tipo de vegetación y animales. ¿Qué pasara con las ricas y fértiles tierras vallecaucanas cuando no se pueda cultivar más caña? Tierra infértil, desgastada, salinizada y sin vida alguna.

Un microclima transformado por un proyecto político que lleva casi setenta años en continuo proceso. Un Estado que fue partícipe de esta iniciativa y una corporación ambiental que ha favorecido esta ampliación agroindustrial conociendo sus efectos perversos y nocivos para el ambiente del territorio. Y una sociedad civil, desinformada, distante, temerosa y poco interesada en estos aspectos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.