Este es un espacio que propone reflexiones y debates sobre la inter-retro-conexión sociedad en la Naturaleza y la Naturaleza en la sociedad.

Hernando Uribe Castro, derechos reservados. Citar la fuente. Plantilla Simple. Imágenes de la plantilla degaffera. Tecnología de Blogger.


viernes, 9 de octubre de 2015

PLAN NACIONAL DE DESARROLLO "TODOS POR UN NUEVO PAÍS"

El Plan Nacional de Desarrollo “Todos por un nuevo país” *

Por:
Hernando Uribe Castro
Magíster en sociología
Estudiante del doctorado en Ciencias Ambientales
Prof. Universidad Autónoma de Occidente

Uno de los indicadores que mejor puede dar cuenta del tipo de Estado que se construye por parte de los agentes interesados, es precisamente el Plan Nacional de Desarrollo, que es el mecanismo mediante el cual se plasma la gestión del Estado acorde al mandamiento constitucional y a los intereses de los agentes políticos y económicos.

El Plan Nacional de Desarrollo también se convierte, de este modo, en un instrumento para la acción del Estado, proceso mediante el cual, agentes y funcionarios administradores (públicos y privados) hacen posible de esa idea de Estado (como abstracción, como idea) a algo concreto y real. Se entenderá por acción de Estado, al modo como lo define Pierre Bourdieu (2014), como aquellas “acciones políticas con pretensión de causar efecto en el mundo social (…) acciones autorizadas, dotadas de una autoridad que gradualmente, por medio de una serie de delegaciones en cadena, remite a un último lugar, como lo es el dios de Aristóteles, el Estado” (2014:25).

Esas acciones de Estado son llevadas a cabo por agentes, de carne y hueso, que disponen de los medios y los mecanismos de autoridad -poder o dominación física y simbólica- para realizarlas y hacerlas realizables, para delegarlas y hacerlas delegables, para comisionarlas, para imponerlas -al hablar en nombre de lo público-, por lo que son constructores continuos del espacio burocrático que a su vez los construye a ellos.

Tres elementos integran la acción de Estado: lo oficial, lo público y lo universal. (Bourdieu, 2014): Una dimensión oficial en el sentido de que son acciones realizadas por agentes legitimados oficialmente por ser representantes, comisionados o encargados por ocupar un puesto público en la estructura burocrática y administrativa, cobijados bajo legitimidad y en nombre del Estado, como por ejemplo, el Presidente de la República; una dimensión pública en el sentido de que son acciones que se hacen ver como de interés público y que son, además, conocidas y aceptadas por todos; y, finalmente, una dimensión universal porque es de interés general a toda la sociedad, algo así, como una decisión que compete a todos, al universo de la población colombiana.

Con lo anterior claro, entonces se puede comprender el sentido que el gobierno nacional del presidente Juan Manuel Santos -como agentes centrales de la administración del Estado-nación-, pretende dar con el Plan Nacional de Desarrollo bajo el título “Todos por un nuevo país” como propuesta que integra las tres dimensiones de la acción de Estado: lo oficial, lo público y lo universal. Un nuevo país en el sentido de un contexto de transición hacia una sociedad en posconflicto.

Un contexto que implica transformaciones importantes, por una parte, en los diferentes campos que componen el Estado: jurídico, administrativo y legal, es decir en su sentido amplio, el campo burocrático o de la administración del Estado; y, por otra parte, en las transformaciones que requiere la sociedad para este nuevo contexto, en su sentido físico y simbólico cultural.

El nuevo Plan de Desarrollo desplegará las estrategias de gestión encaminadas tanto a: los procesos de financiación del posconflicto que ya han sido anunciados por el propio presidente -haciendo uso de los recursos obtenidos por las actividades extractivas, como la minería-; los procesos de orden y control, como reestructuración de las fuerzas del orden público, transformación de las entidades del control fiscal, estadístico e informacional; los procesos de legitimación en la sociedad a través de las transformaciones simbólicas y culturales requeridas, tales como educación, comunicaciones y ritos de Estado. No es extraña, entonces, la propuesta del gobierno de lograr la jornada única de estudio para todo el sistema educativo en Colombia.

Pero las preguntas más importantes son  ¿qué es lo que se legitima con este Plan Nacional de Desarrollo? ¿Quiénes están detrás del nuevo proyecto de país? ¿Hacia dónde se encaminan los esfuerzos del posconflicto?

Indudablemente, el nuevo proyecto de país requiere de una Colombia en posconflicto no solo para atraer las inversiones extranjeras sino también para legitimar la explotación de los recursos de la naturaleza. El escenario de posconflicto alienta la implementación de las políticas, ahora presentadas bajo el discurso de la tercera vía.

El documento titulado Bases del Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018, expresa que:

“Finalmente, el sector minero energético jugará un papel clave en garantizar el desarrollo económico sostenido e inclusivo. Su tarea será, por un lado, asegurar que la economía tenga fuentes de energía competitivas que le permitan a la economía crecer y generar empleo, mientras que al dar acceso a energía y combustibles contribuirá de forma directa en la reducción de la pobreza. Por otro lado, el sector generará importantes recursos para financiar las inversiones que van a requerir la construcción de la paz, la educación y las políticas sociales en la lucha contra de la desigualdad.” (BPND 2014-2018, 60)

Asistimos a la entrega del territorio a las firmas extranjeras, el ingreso de capitales y la extracción de modo más eficiente estos recursos. El resultado, finalmente, es hacer del territorio nacional espacio de la economía globalizada, focalizando el desarrollo en algunos sectores y dejando otros al margen. Esto fue claramente planteado por el gobierno del presidente Santos en el Plan de Desarrollo Nacional anterior “Prosperidad para todos”.

“Todos por un nuevo país” (para el período 2014-2018) es la continuidad de “Prosperidad para todos” (implementado en parte en el periodo 2010 – 2014). Un ejemplo claro es la tendencia que desde el periodo anterior se tiene con la reprimarización de la economía colombiana focalizada en el sector minero.

“El sector minero energético continuará, como lo ha venido haciendo, consolidándose como uno de los motores de desarrollo del país a través de su aporte al crecimiento económico, al empleo rural a la inversión privada y de la generación de recursos para la inversión social del Estado. Este sector se destaca por su capacidad para generar recursos con los que se financia una parte importante del presupuesto del Gobierno Nacional y de las entidades territoriales. Así las cosas, la ejecución oportuna de crecientes inversiones en el sector hará posible la financiación de los programas de gobierno orientados a la construcción de un país en paz, con mayor equidad y mejor educado.” (BPND 2014-2018, p. 175)

El lema “Todos por un nuevo país” contiene en la frase misma, la expresión de una dominación simbólica en el sentido de que el mensaje pretende dar la idea de que todos están incluidos, de que es una decisión de todos, es decir, universal.

Frase que legitima y universaliza las intenciones particulares de unos agentes, ahora transformadas (maquilladas y teatralizadas) como interés colectivos de la nación. Frase que se pretende y se muestra falsamente incluyente y desinteresada de todo interés particular.

Un proyecto legitimador del orden de la economía global sobre el territorio local.


Referencias Bibliográficas

Bourdieu, Pierre. Sobre el Estado. Cursos del collége de France (1989-1992). Barcelona: Editorial Anagrama, 2014.

Presidencia de la República de Colombia. Bases del Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018. Todos por un nuevo país. Paz, equidad y Educación. Departamento Nacional de Planeación. 2014.

* Documento publicado en el Boletín Ethos Regional, No. 12 del CIER

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.