Este es un espacio que propone reflexiones y debates sobre la inter-retro-conexión sociedad en la Naturaleza y la Naturaleza en la sociedad.

Hernando Uribe Castro, derechos reservados. Citar la fuente. Plantilla Simple. Imágenes de la plantilla degaffera. Tecnología de Blogger.


viernes, 3 de agosto de 2018

CONFLICTO AMBIENTAL DEL HUMEDAL EL CORTIJO, CALI - COLOMBIA.


Conflicto ambiental del Humedal El Cortijo, Cali-Colombia

Por
Hernando Uribe Castro
Doctor en Ciencias Ambientales

Las políticas y estrategias que promueven los procesos de modernización para la ciudad de Cali (capital del Valle del Cauca), han estado enfocadas en la construcción de infraestructuras y megaproyectos, así como en la ampliación del espacio urbano, que poco a poco, absorbe antiguas zonas rurales, caracterizadas por poseer diversos tipos de ecosistemas de gran fragilidad e importancia para la sustentabilidad de la vida.

La geofagia urbanizadora en el sur de Cali, promovida por los agentes del Estado, las Corporaciones, así como por las empresas inmobiliarias y constructoras, han afectado directamente el sistema ecológico de la zona. Solo basta observar los efectos de la canalización de los ríos Cañaveralejo, Meléndez y Lilí por parte de las instituciones del Estado hacia finales del siglo XX, para evidenciar el alto costo ambiental de esta intervención humana sobre la plataforma ambiental.

Un proceso expansivo y destructor de naturaleza que, desde entonces, no se detiene, e incluso, se percibe en aumento, materializado en el conjunto de construcciones de nuevas urbanizaciones, condominios, obras e infraestructuras para la ampliación de vías y proyectos urbanos. Poco a poco se abre el espacio para el mercado del suelo y su transformación de renta rural a renta urbana.

Estas políticas de desarrollo, lideradas desde la Administración Municipal de Santiago de Cali, desconocen la importancia de la conservación y protección de estas áreas que son sensibles ecológicamente y, que además, cumplen funciones especiales para la plataforma ambiental del territorio. Políticas que van en contravía a lo estipulado por la Convención Marco sobre el Cambio Climático, así como con la Política de Protección Jurídica de Humedales (Ley 99/1993, o por ejemplo, la Resolución VI.18 de la COP de la Convención Ramsar, entre otras).

No se pude olvidar que los humedales son ecosistemas que poseen diversidad de flora y fauna, y desempeñan funciones hidrológicas, climáticas y de regulación microclimática. El Humedal El Cortijo se ubica junto al río Lilí en el sur de Cali. Sobre este escenario, se lleva a cabo un Megaproyecto  de infraestructura (Un “Complejo de Servicio de Transporte” que incluye la Terminal del MIO y, que seguramente involucrará también, una Terminal del Transporte Intermunicipal e Interdepartamental), obra que degrada este preciado ecosistema, el cual hace parte de todo el sistema hidrológico del río Lilí y de la cuenca del Alto Cauca. Un humedal que aporta a la conservación de la fauna y flora existente en esta parte del territorio, así como a la regulación de las aguas del río Lilí. Incluso, es una zona con un potencial arqueológico, pues sobre este lugar habitaron comunidades indígenas prehispánicas.

Frente a este megaproyecto, las comunidades y organizaciones de vecinos del sector del Valle del Lili se han dado en la lucha por la defensa de éste humedal y su entorno, a través de distintos repertorios de acción colectiva como por ejemplo, la lucha jurídica por la defensa del humedal, así como por otras vías como la protesta social ambiental (marchas, bloqueos de vías para evitar el ingreso de maquinaria, las concentraciones, etc.) y la movilización de la opinión pública (las asambleas, los afiches informativos y las entrevistas en medios noticiosos locales).

La lucha de las comunidades vecinas, y grupos sensibles, en defensa del humedal, continúa día a día. Y más aún, cuando de forma organizada, trabajan con argumentos jurídicos y políticos. Incluso, estableciendo alianzas estratégicas con otros actores sensibles a estas problemáticas como organizaciones de ambientalistas, universidades, veedurías ciudadanas y juntas de acción comunal.

La obligación de las agencias del Estado es controlar y ordenar todo este proceso. No se entiende qué papel ha cumplido la política de ordenamiento territorial en cuanto a la conservación de estos ecosistemas estratégicos. Se percibe unas instituciones del Estado que impulsan políticas extractivas de ecosistemas y recursos, en beneficio de los proyectos de desarrollo, megaobras y todo tipo de infraestructuras insustentables e insostenibles. Obras, que como muchas otras realizadas en el país, seguramente benefician las arcas privadas de los inversionistas privados y corporativos, en detrimento de los elementos de la naturaleza y la diversidad de la vida.

El pensamiento y la acción ambiental y ecologista actual, ayudan a comprender propuestas y rumbos de acción, para transformar realidades adversas, y contrarrestar los efectos negativos de una humanidad egoísta y con inclinaciones a la destrucción de su nicho planetario.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.