Este es un espacio que propone reflexiones y debates sobre la inter-retro-conexión sociedad en la Naturaleza y la Naturaleza en la sociedad.

Hernando Uribe Castro, derechos reservados. Citar la fuente. Plantilla Simple. Imágenes de la plantilla degaffera. Tecnología de Blogger.


viernes, 13 de julio de 2012

BANCOS, OTRO DE LOS RESPONSABLES "INVISIBLES" DE LA CRISIS SOCIAL


Bancos, otro de los responsables “invisibles” de la crisis social

Por:
HERNANDO URIBE CASTRO
Magíster en Sociología

En Colombia, se ha naturalizado el conflicto armado como la principal causa del conflicto social. Pero analizando la situación detenidamente, es posible evidenciar que existen otros actores tan responsables de este hecho, como lo ha sido los gobiernos y los bancos. La relación entre el gobierno y los bancos es poco analizada y comprendida. Inclusive para muchos colombianos, así como para muchas personas en todo el mundo, desde su sentido común, pueden llegar a pensar que estos actores casi nunca se cruzan.

Un vistazo interesante en otras partes del mundo donde se desnuda esa relación nos sitúa en el caso de los indignados en España que vienen realizando su protesta en la perspectiva de demandar de manera rotunda esa relación perversa entre estos dos actores: bancos y gobierno. Para Manuel Castells, este movimiento de indignados han venido planteando, en redes sociales y en repertorios de acción colectiva sobre plazas, barrios y calles, denuncias de que la crisis la crearon bancos y gobiernos y la sufre la gente: “que los políticos sólo se representan a sí mismos, que los medios de comunicación están condicionados y que no hay vías para que la protesta social se traduzca en verdaderos cambios porque en la política está todo atado y bien atado para que sigan pagando los de siempre y cobrando los de siempre”[1]. La unión Europea acaba de salvar bancos españoles, así como en la crisis de años pasados también se hizo. Como lo expresa Manfred Max-Neef,

“En el mismo momento en que la FAO informa que el hambre está afectando a 1.000 millones de personas, y valora en 30.000 millones de dólares la ayuda necesaria para salvar todas esas vidas, la acción concertada de seis bancos centrales (USA, UE, Japón, Canadá, Inglaterra y Suiza), inyecta 180.000 millones de dólares en los mercados financieros para salvar a bancos privados. Y si ello fuera insuficiente, el Senado de Estados Unidos aprueba que se agreguen 700.000 millones de dólares más. Dos semanas más tarde se aprueban otros 850.000 millones. Finalmente, el paquete de rescate hoy (27.11.08), alcanza a la exorbitante suma de 8.150.000 millones, o sea, 8.15 trillones de dólares… No hay suficientes recursos para superar la pobreza, pero sobran los recursos para satisfacer necesidades superficiales. 8.15 trillones de dólares, en lugar de salvar bancos privados, podrían generar 270 años de un mundo sin hambre. Un mundo sin miserias, ¿no sería mejor para todos, incluso para los bancos?”[2]

En Colombia también hemos estado salvado bancos, por algo existe todavía el cobro del 4x1000. ¿Hasta cuándo? El sistema financiero posee una serie de garantías y libertades que le hacen muy rentable, pues como lo informó la Superintendencia Financiera, en el primer trimestre, las entidades bancarias registraron un beneficio neto de 2,35 billones de pesos (1.331 millones de dólares) entre enero y marzo, frente a los 2,13 billones de pesos en igual lapso del año anterior.[3]

Todo colombiano que trabaja debe volverse usuario del sistema y afrontar todas las implicaciones y someterse a sus leyes, normas y voluntades. Un cobro exagerado en tasas de interés, impuestos por cualquier trámite bancario, diligencias físicas y virtuales, pero sobre todo, la desconfianza que expresa el banco frente sus usuarios así como la que tiene frente a sus trabajadores. Y lo más complicado, el endeudamiento de por vida de muchos colombianos cuyas vidas y sus pertenencias quedan hipotecadas. Según el Banco de la República, las deudas de los hogares colombianos ascienden a los $53.5 billones de pesos, cifra superior a la registrada en los años 90. Por cada $100 de ingresos en los hogares, se destinan $15,4 al pago de sus deudas.[4]

Un sector que obedece a la racionalidad de la economía-mundo capitalista y que está alejada de la sensibilidad del ser humano. Como lo expresaba en otra reflexión “Un sistema que aparenta ser la solución de los problemas para muchos colombianos, se convierte en una terrible pesadilla para sus usuarios. Se ha apoderado de toda la vida social, como transacciones por compras en establecimiento con dinero efectivo y plástico, financiación de la vivienda a largos años con intereses altos, de la educación a través de créditos para becas, entre otros. Todo un lobo vestido de cordero”. Y entroncado con este sistema, el gobierno, que hoy más que nunca se ha convertido es todo un negociador.

Se debe volver a comprender el llamado que hacía Pierre Bourdieu “Contra el fatalismo de banqueros, que quieren hacernos creer que el mundo no puede ser distinto a lo que es, es decir, plenamente conforme a sus intereses y a sus voluntades, los intelectuales y todos los que realmente se preocupan por el bienestar de la humanidad deben restaurar un pensamiento utopista elaborado científicamente y compatible en sus fines con las tendencias objetivas. Deben trabajar colectivamente en análisis capaces de fundar proyectos y acciones realistas, estrechamente ajustadas a los procesos objetivos del o0rden que buscan transformar”[5].

Un mundo diferente es posible! Un mundo con justicia social.




[1] ¿A dónde van los indignados?. 21 enero de 2012. La Vanguardia.com.
[2] Manfred Max Neff. El mundo en ruta de colisión. Clase magistral, Universidad Internacional de Andalucía.
[3] “Utilidad de banca sube 10,3% en el primer trimestre” 11 de mayo de 2012. Portafolio.com http://www.portafolio.co/detalle_archivo/DR-47105
[4] Revista Gobierno, Banco de la república. “Colombianos endeudados hasta el cuello”. 13 de julio de 2012.
[5] Bourdieu, Pierre. Pensamiento y acción. Argentina: Libros del Zorsal, 2002. Pág. 34.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.