Este es un espacio que propone reflexiones y debates sobre la inter-retro-conexión sociedad en la Naturaleza y la Naturaleza en la sociedad.

Hernando Uribe Castro, derechos reservados. Citar la fuente. Plantilla Simple. Imágenes de la plantilla degaffera. Tecnología de Blogger.


miércoles, 18 de julio de 2012

MEDIOS, GOBIERNO Y DISCURSOS CONTRA INDÍGENAS EN EL CAUCA


MEDIOS, GOBIERNO Y DISCURSOS CONTRA INDÍGENAS EN EL CAUCA

Por
Hernando Uribe Castro
Magíster en Sociología

Es evidente la llave entre el gobierno Nacional y los medios privados de comunicación en la producción de la manipulación mediática frente al caso de las acciones colectivas desarrolladas por los indígenas en Toribío en el departamento del Cauca. Los indígenas como repertorio de acción colectiva desean desalojar a los actores armados del conflicto (fuerzas militares, policía y guerrilla) de su territorio, destruyendo sus trincheras y confrontado cara a cara cada uno de estos actores, según ellos, en defensa de su territorio como escenario de paz.

Los medios masivos de comunicación han hecho uso de las imágenes del desalojo de los soldados -quienes en medio de llanto y rabia se ven impotentes de responder, como bien saben hacerlo- a través del uso de la fuerza-, a las acciones de la guardia indígena-, para construir el sentido de opinión particular de ellos (los medios y el gobierno) y lograr generalizarlo como sentido de “opinión nacional” Este sentido de opinión, viene polarizando a un número importante de ciudadanos, quienes ven en las comunidades indígenas una extensión de los grupos armados al margen de la ley, y no por el contrario, un grupo social que reivindica el derecho de sus territorios, su soberanía, pero sobre todo la posibilidad de vivir en “paz” y de salvaguardar su propia integridad, ante la incapacidad histórica del Estado Colombiano de hacerlo.

Acompaña las imágenes en los medios informativos, los discursos, que como dispositivos poderosos de convencimiento, son utilizados para legitimar las acciones del gobierno como respuesta a estas acciones de los indígenas, para llamar y focalizar toda la atención y mantener así los públicos pendientes de sus noticieros, para hacerles sentir que están informados de todos los acontecimientos. Discursos como “Colombia está indignada” o “crece indignación en Colombia por el maltrato de los indígenas” son meros hechos de sentido común que construyen una falsa opinión pública colombiana generalizada.

Los medios de comunicación han sufrido un proceso de instrumentalización, como consecuencia de  un universo de dominación económica y política que pesa sobre sus propias producciones. Una estrategia para lograr lo anterior es a través de la crónica de sucesos, que se convierte en un elemento de distracción, sobre todo en la televisión, para llamar la atención sobre hechos distintos a los que verdaderamente son importantes. Por ejemplo, como ha sucedido con el uso de imágenes que muestran a los soldados cargados por los indígenas, o las lágrimas del Sargento García, se espectaculariza el drama, el crimen, la violencia, como instrumentos simbólicos a través de los cuales se controla la mirada del espectador para desviar su interés y construirle así una visión de los hechos.

Los medios de comunicación tienen la capacidad de imponer unos principios de visión del mundo, es decir una especie de prisma a través de la cual se observa los acontecimientos. Por ejemplo, estos se centraron en los hechos de “maltrato a los soldados” que por supuesto les generan más rating y sobre los que descargan una serie de valoraciones, prejuicios y sanciones de discriminación, estigmatización y rechazo frente a la comunidad indígena, que en los hechos verdaderamente claves como es de modo particular de los efectos del conflicto armado en las comunidades campesinas que se encuentran en medio del fuego cruzado desde hace mucho tiempo y del que han sido víctimas de modo permanente. Para los grupos indígenas, los medios no logran, y tampoco les interesa comprender, que su pueblo esta desarrollando un conjunto de acciones colectivas simbólicas, pacíficas por el derecho a vivir dignamente sus territorios.

A la voz del gobierno se le da más difusión que a la voz de los indígenas[1]. Y de esto, las fuerzas privadas y del gobierno aprovechan. Por ejemplo el presidente Santos ante las acciones de resistencia de los indígenas expresaba: “No vamos a tolerar que vuelvan a agredir a nuestros soldados, lo de ayer raya en lo criminal”,[2] Nuestro enemigo es el grupo terrorista de las Farc, no los indígenas. Sin embargo, todo tiene su límite"[3] Discursos estos que pueden criminalizar a campesinos e indígenas.

El problema con todo esto es que la mayor parte de los colombianos construyen sus referentes de la realidad a partir de los referentes impuestos y manipulados por los medios y no logran discernir entre lo que es y lo que no es. Los ciudadanos terminan creyendo todo lo que la televisión muestra, expresa y construye. Pero lo más preocupante aun es que además de ello, los medios de comunicación son los principales encargados de construir la realidad y la historia colombiana en la actualidad.


[2] Esmad de la Policía desaloja a indígenas en base militar de Toribío, Cauca. El pais.com.co 18 de julio de 2012.
[3] La agresión indígena que hizo llorar al sargento García.El tiempo.com, 17 de julio de 2012.

18 de julio de 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.